27 mayo 2008

Que Posada era teporocho y mocho

Logo de Sacatrapos trabajado por Magú

Leo espantado una nota sobre José Guadalupe Posada, el genial grabador que nos dejo la herencia de las calaveras para demostrarle al mundo que la muerte "nos pela los dientes", y donde se afirma sin tapujos que no era quién la historia tradicional nos decía. Hasta hace un rato creía firmemente que el patriarca de los moneros en México era una combinación de El Fisgón, Ricardo Flores Magón, Chava Flores y Fernández Noroña, ello por aguerrido, culto y la vez populachero, pero además activista y preso político, liberal a ultranza (bueno, ahí no tanto, tenía sus ratos de homofóbo).

Pero no, según dice la nota de El Universal Don Lupe no era más que un "humilde artesano" (eso me recordó al Chapo Guzmán cuando dijo que solo era un "humilde agricultor"), quien murió por teporocho, que lo de las calaveras se lo pirateó además a artesanos que las hacían desde endenantes y lo peor: que no era caricaturista político, o sea que nunca fue el alma del "Hijo del Ahuizote", el periódico de los hermanos Magón que se caracterizó por hacer una de las más feroces criticas del régimen de don Porfirio, sino que fue al contrario, que sus quereres estaban precisamente con el viejo. Chale ¡saquen pa'andar iguales!

A este paso en unos años me voy a enterar que Magú en realidad era dirigente de Provida, que Helguera era sacristán en Catedral y que Hernández era el que le hacía sus discursos a Elba Esther Gordillo.

...Ya no hay moral.

Fue Posada artesano y no activista político, indica experto

El autor de la calavera Catrina, José Guadalupe Posada, que creó uno de los símbolos de la identidad mexicana, fue un humilde artesano y no un activista político ni un recuperador del arte prehispánico como se creía hasta ahora, indicó hoy el historiador Agustín Sánchez González.
Posada, es el título de la obra biográfica con la que Sánchez González pretende inducir "una relectura" de la figura del dibujante mexicano, que considera "mitificada" , reveló en entrevista a Efe.
La creación de este mito sucede "tras la revolución mexicana (1910-1920), cuando viene una ideologización del arte" en la que se vive "un rechazo a lo español y una reivindicación de lo prehispánico" , dijo el biógrafo.
En este contexto, el pintor Diego Rivera descubrió una colección de caricaturas de Posada que se encontraba en poder de la familia de impresores Vanegas Arroyo y que "tenía todos los elementos de lo que podía ser el arte mexicano".
Estos trabajos representaban el 20% de la producción del artista, fallecido en 1913, e incluían algunos dibujos de calaveras, como la "La garbancera".
Esta caricatura retrataba de forma irónica a las indias que se comportaban como españolas y comían garbanzos.
Rivera la rebautizó como "Catrina", y en 1947 la incluyó en su célebre mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, con lo que la calavera pasó a ser un emblema de la identidad mexicana.
Ello propició que Posada, hasta entonces un desconocido, se convirtiese en uno de los nombres más populares del arte mexicano, cuya biografía se adornó con "mentiras" , como que había sido "un radical que había ido a la cárcel por sus ideas políticas" , dijo Sánchez González.
Según sostiene el historiador, el caricaturista fue en realidad un artesano humilde que murió alcoholizado y que incluso profesó una ideología política porfirista, esto es, favorable al dictador Porfirio Díaz, que gobernó México entre 1876 y 1911.
Nos hemos quedado con las calaveras" , pero la obra de Posada "es muy variada" , explicó el historiador, quien añadió que esta incluía escenas de vida cotidiana, religiosas, políticas, infantiles y de otros muchos tipos.
Añadió que el caricaturista tampoco fue el inventor de estas figuras, que además suponen sólo el 10% de su obra.
"Hay una tradición de calaveras en México" , que tiene orígenes prehispánicos, pero Posada no fue quien la inició, aseveró el historiador.
En su caso, la fijación por los esqueletos y la muerte se debe más al entorno de violencia extrema en el que el creador pasó su infancia, cuando en México se producían continuas luchas armadas, precisó Sánchez González.
El biógrafo llamó la atención sobre el hecho de que la mayor parte de los dibujos de Posada estén en paradero desconocido, en periódicos que seguramente ni siquiera se encuentren en México.
"Hoy se conoce el 40%" de aproximadamente unas 11 mil caricaturas" que, según el historiador, produjo Posada a lo largo de su vida.

4 comentarios:

Doctor Quien dijo...

No´mbre Trimax, me hiciste soltar la carcajada aquí en el consultorio...que Magu es un dirigente de Provida...

Bueno, de mi paisa JP Posada se han dicho muchas cosas, pero pues quien sabe, igual tiene caricaturas que critican ferozmente al régimen de Don Porfis e igual otras que ensalzan su figura. Creo que si tenía sus ideas definidas y como parte del populacho estaba con él, pero cuando la chamba escaseaba pues tenía que aceptar otros trabajos. El hombre tenía que comer.
Y como no dejó descendencia, sólo un hijo adoptivo que murió joven, pues sus secretos se los llevó con su amada Catrina.

Pero de que fué un grande de las artes plásticas lo fué, sin duda.

Anónimo dijo...

: S

Yo voy saliendo de la crisis de los Reyes Magos y ahora me entero de esto!!!

Museo de la dijo...

Soy el autor del libro, sugiero lo lean ants de comentarlo
saludos

Agustín

Museo de la dijo...

Se me olvidó algo, poner a un porro y agente de la CIA como LAROÑA al nivel del fisgón y de FM, me parece una groseria