29 febrero 2008

JONATHAN BRANDO ROMO PEREZ, EL “VIOLENTO PERREDISTA” QUE PAGO EL PATO
SOLAMENTE DIJE LO QUE PIENSO
SOLO LE DIJE “PINCHE TRAIDOR!”
entrevista en el diario Reforma

Jonathan Brando, una de las personas que agredió al senador Navarrete durante el mítin del Peje en las afueras del edificio de Pemex, se dice arrepentido de la forma en que expresó su desacuerdo con el legislador.

Sin embargo afirma que no ha cambiado su forma de pensar.

Si lo volviera a ver tendría que decirle, de una manera respetuosa, que mi pensar es el mismo.

Subraya que sus acusadores, la Nueva Izquierda, le quieren poner un rostro que no tiene, el de delincuente violento, y los responsabiliza de haber generado este clima de polarización y crispación po haber olvidado los principios sociales del PRD.

Jonathan es un perredista que fue distinguido hace unos meses con la medalla Benita Galeana que el PRD en el DF entrega a liderazgos distinguidos. Además participó en el plantón de Reforma los
44 días que duró acampando frente al Angel de la Independencia.

Hijo de un obrero que se graduó de contador, y residente de la colonia Pensil, Jonathan asegura que sólo dijo una grosería a Navarrete por la que se disculparía, pero no por el contenido de sus señalamientos.

“Le dije ‘pinche traidor’ y ahí estuvo el asunto, en el ‘pinche’, ese es, creo el insulto más grande que le solté, pero sólo fue eso, no tenía intenciones de agredirlo físicamente, aunque los ánimos se prestaban poara otra cosa yo no quería eso”

“Al senador Navarrete lo puedo mirar a los ojos y le puedo decir que yo no lo golpee, no lo insulté de muerte, no lo amenacé, simplemente le dije mi pensar y sentir, es lo único”, recuerda.

MAGUCOMENTARIO
Desde luego que Jonathan no es culpable de haber sentido odio por el senador Carlos Navarrete...

...no es culpable de haber sentido frustración de haber tenido tan cerca
a un grandísimo traidor a la Patria y no poder romperle el hocico y algo más...


...no es culpable de haber intentado, a su modo, purificar al ambiente callejero, repleto de puros hijos de Dios, convocados por su emisario en esta tierra y permitir que en medio circulara, impune, orondo, blasfemo, como si tal cosa, esa purulencia diabólica con sombrero de ranchero empoderado y fuero de senador...

Jonathan no es culpable del todo de la violencia que
le acusan, los culpables totales están en el templete, pero ellos, para esconder su culpa, decidieron entregar un chivo expiatorio... y darle vuelta a la página.

3 comentarios:

The Quiet Oly dijo...

Y volviendo al punto. Con este chivo expiatorio el tal Hernández vuelve a quedar como héroe. Chale, no hay justicia en este país

wireless coffee dijo...

esas fotos de ese cuate son de un "mini me" peje, con la viejita, en la colonia dada al traste, el wey se ve interesado en su imagen pejítima...

Magu dijo...

the quiet oly
(¿qué pasó con la orden del MICO-mandante Chávez de españolizar nuestro espanglish?)

¿A qué te refieres? Me he perdido de algo y no entendí tu comentada..

saludos